Inteligencia Emocional

Simplemente disfruta

La idea de que la vida es como un sueño es muy antigua. Nuestros antepasados pensaban en ello y existen referencias a esta concepción en el pensamiento hindú, en la mística persa, en la moral budista, en la filosofía griega y en la tradición judeo-cristiana. En el mito de la caverna Platón estableció que el hombre vive en un mundo de sueños, de tinieblas, cautivo en una cueva de la que sólo podrá liberarse tendiendo hacia el bien. Sólo entonces el hombre expulsará de su vida las ilusiones erróneas y las pesadillas y llegará a la luz.

La influencia de esta concepción platónica en la obra La vida es sueño de Calderón de la Barca es innegable. El protagonista, Segismundo, vive en un principio dentro de una cárcel donde permanece en total oscuridad por el desconocimiento de sí mismo. Sólo cuando es capaz de averiguar quién es, consigue el triunfo y llega a la luz.

¿Hasta qué punto sabes usar el poder de tu pensamiento para evolucionar y crecer? El poder del pensamiento sólo puede aumentarse y mejorarse con la práctica diaria. La vibración que emitas con tu mente pensante es el ejercicio que incrementa el poder creador que tenemos los seres humanos.

¿Cuál es tu brújula mental? ¿Qué cosas son importantes para ti? ¿A qué pensamientos le concedes más prioridad? El ser humano genera tres grandes fuerzas: el pensamiento, el deseo y la acción. De éstas la que tiene efectos de mayor calado y fuerza es el pensamiento, ya que éste es la antesala de la acción y hace de guía del deseo.

Esa fuente de posibilidades llamada pensamiento

Un pensamiento es una fuerza, una energía. Los efectos externos de tu vida se inician en tu campo mental interior. Queda claro, pues, la importancia de pensar de forma constructiva. Tu mente genera pensamientos de forma constante, por tanto te encuentras en un estado de creación permanente, aunque no te des cuenta de ello. No lo olvides y grábatelo a fuego: la realidad es la consecuencia de lo que creas con tus pensamientos.

Nuestra mente es muy poderosa y somos nosotros los que nos inducimos a un resultado o a otro a través de nuestros decretos de la realidad. Estos decretos los marcamos con el tipo de pensamiento que tenemos.

¿Crees que merece la pena vivir? Entonces trata de buscar los medios que te lleven a una vida feliz y debes empezar por encontrarle un sentido a tus acciones. Estas pautas son la caja de herramientas básica que necesitas para el cuidado y mimo de tu existencia:

  • Elije pensamientos llenos de amor.
  • Abre tu corazón.
  • Expresa tus sentimientos.
  • Céntrate en lo que puedes dar y empléate a fondo.
  • Aprende a respetarte a ti mismo y a los demás.
  • Deja que se vayan tus temores, prejuicios y obsesiones.
  • Comprométete con la vida.
  • Vive con pasión
  • Confía en ti, en los demás y en la vida.

Todo lo que llega a nuestra vida es porque lo hemos atraído a través de las imágenes que tenemos en nuestra mente. Todo lo que pensamos es lo que atraemos. Tanto si crees en ello como si no, debes saber que la ley de la atracción se activa con tu mente. Nos convertimos en lo que pensamos y atraemos lo que más pensamos. Si somos capaces de ver lo que queremos en nuestra mente sin dudas, lo tendremos en nuestra mano. Estamos emitiendo frecuencias permanentemente, lo que quiere decir que nuestros pensamientos se materializan en la dirección que hemos elegido. Cuando imaginamos estamos emitiendo una frecuencia determinada y atraeremos cosas semejantes que están en la misma frecuencia que nuestros pensamientos.

¿Cuánta energía crees que desperdicias? ¿Eres consciente de todo lo que podrías conseguir? Podemos lograr una vida plena si cambiamos nuestro modo negativo habitual de abordar las situaciones vitales a modo positivo. Podemos ser felices si abandonamos las adicciones autodestructivas que tenemos.

  • Decide lo que quieres. Sé específico y márcate un objetivo que quieras conseguir en un plazo de tiempo determinado con micrometas a lograr y a celebrar.
  • Enfócate en tus deseos y no le concedas poder a elementos que te puedan desviar del camino. Pasa tiempo pensando en lo que quieres, planifica, da pasos y recrea la sensación de tener ya lo que quieres.
  • Rechaza cualquier pensamiento negativo de duda o inseguridad. Cuando tenemos dudas estamos emitiendo vibraciones negativas que nos pondrán a prueba a cada momento.
  • Cree firmemente en que alcanzarás lo que deseas.
  • Escribe tus deseos y objetivos. Puedes realizar un mapa de ruta con imágenes, fotografías, frases de motivación y todo el material que te ayude a concretar lo que quieres para que se materialice y tu subconsciente se ponga en marcha para conseguirlo.
  • No limites tus deseos. Piensa en grande en todas las áreas de tu vida. Haz una gran carta de deseos y disfruta mientras la elaboras. Esta vibración que vas a generar es una plataforma muy potente de salida.
  • Ilusiónate. El entusiasmo nos motiva y aumenta nuestra energía.

Mejora tu energía para atraer todas las situaciones que esperas y a las personas positivas a tu vida. Simplemente disfruta.

 

Advertisements
Standard
Empresa

Los doce puntos de apoyo del liderazgo de verdad

El ejercicio del liderazgo implica la puesta en marcha de una serie de conductas diarias para lograr aumentar el compromiso de los equipos con la organización y aquí entran las pautas para la generación de ambientes de trabajo positivos y constructivos. El liderazgo no es ostentar un cargo o tener un puesto dando por hecho que todo lo que nos rodea nos lo merecemos de antemano. Según la revista Forbes, los líderes que transforman las organizaciones son aquellos que generan compromiso y afianzan la fidelidad siguiendo estas pautas de conducta cotidianas:

  • Crean un ambiente donde las personas se sienten seguras de dar su opinión. Estos líderes, lejos de intimidar, valoran las opiniones de los demás y les animan a que las expresen sin temor. El líder aprende de esas opiniones y las integra, gracias a su humildad, que consiste en pensar menos en él.
  • Toman decisiones. Los líderes exitosos evitan las pérdidas de energía y de tiempo debatiéndose en círculos que no llevan a ninguna parte. Están enfocados a la acción.
  • Comunican expectativas. Estos líderes son grandes comunicadores y prestan atención a clarificar de las expectativas del desempeño de los miembros de su equipo. Los líderes recuerdan lo que esperan del equipo y los resultados hacia donde se dirigen.
  • Retan a sus equipos en su forma de pensar. Los líderes exitosos tratan de llevar a sus equipos a pensar más allá de lo obvio y les conducen hacia territorios nuevos que les hacen ir más allá de lo que creen que pueden. Estos líderes mantienen a sus equipos despiertos para evitar que se asienten en su zona de confort y no crezcan.
  • Rinden cuentas a otros. Los verdaderos líderes no tienen ningún problema en informar a sus superiores, colegas y equipo de los resultados del trabajo, de cómo están yendo las cosas, de las medidas a tomar, de los avances, de los obstáculos y otras cuestiones importantes para la organización.
  • Lideran a través del ejemplo. Estos líderes son coherentes y aplican en su vida todo lo que pregonan. Se toman su actuación muy en serio.
  • Recompensan el esfuerzo. Los líderes entienden que a veces los resultados no son los deseados pero detrás ha habido un gran esfuerzo, tesón y empeño.
  • Ofrecen retroalimentación de manera constante. Los líderes dan retroalimentación positiva, constructiva, productiva y oportuna, lo que redunda en la creación de relaciones basadas en la confianza.
  • Buscan consejo y hacen preguntas. Los líderes buscan siempre aprendizaje y están comprometidos con su labor. Por ello, no tienen ningún pudor en preguntar a sus equipos o colegas por nuevos enfoques y perspectivas más amplias. La sabiduría y el conocimiento se expanden cuando se comparten.
  • Tienen una actitud positiva. Saben manejar su tono, su estilo y su talante en cualquier circunstancia, y cuando no ha sido así al cien por cien rectifican, y esto provoca una alta motivación en sus equipos.
  • Son grandes maestros. Un líder nunca deja de aprender y de buscar información, con lo que no se encierra en sí mismo.
  • Invierten en relaciones. Un buen líder desarrolla relaciones beneficiosas y expande su influencia.
Standard