Inteligencia Emocional

Simplemente disfruta

La idea de que la vida es como un sueño es muy antigua. Nuestros antepasados pensaban en ello y existen referencias a esta concepción en el pensamiento hindú, en la mística persa, en la moral budista, en la filosofía griega y en la tradición judeo-cristiana. En el mito de la caverna Platón estableció que el hombre vive en un mundo de sueños, de tinieblas, cautivo en una cueva de la que sólo podrá liberarse tendiendo hacia el bien. Sólo entonces el hombre expulsará de su vida las ilusiones erróneas y las pesadillas y llegará a la luz.

La influencia de esta concepción platónica en la obra La vida es sueño de Calderón de la Barca es innegable. El protagonista, Segismundo, vive en un principio dentro de una cárcel donde permanece en total oscuridad por el desconocimiento de sí mismo. Sólo cuando es capaz de averiguar quién es, consigue el triunfo y llega a la luz.

¿Hasta qué punto sabes usar el poder de tu pensamiento para evolucionar y crecer? El poder del pensamiento sólo puede aumentarse y mejorarse con la práctica diaria. La vibración que emitas con tu mente pensante es el ejercicio que incrementa el poder creador que tenemos los seres humanos.

¿Cuál es tu brújula mental? ¿Qué cosas son importantes para ti? ¿A qué pensamientos le concedes más prioridad? El ser humano genera tres grandes fuerzas: el pensamiento, el deseo y la acción. De éstas la que tiene efectos de mayor calado y fuerza es el pensamiento, ya que éste es la antesala de la acción y hace de guía del deseo.

Esa fuente de posibilidades llamada pensamiento

Un pensamiento es una fuerza, una energía. Los efectos externos de tu vida se inician en tu campo mental interior. Queda claro, pues, la importancia de pensar de forma constructiva. Tu mente genera pensamientos de forma constante, por tanto te encuentras en un estado de creación permanente, aunque no te des cuenta de ello. No lo olvides y grábatelo a fuego: la realidad es la consecuencia de lo que creas con tus pensamientos.

Nuestra mente es muy poderosa y somos nosotros los que nos inducimos a un resultado o a otro a través de nuestros decretos de la realidad. Estos decretos los marcamos con el tipo de pensamiento que tenemos.

¿Crees que merece la pena vivir? Entonces trata de buscar los medios que te lleven a una vida feliz y debes empezar por encontrarle un sentido a tus acciones. Estas pautas son la caja de herramientas básica que necesitas para el cuidado y mimo de tu existencia:

  • Elije pensamientos llenos de amor.
  • Abre tu corazón.
  • Expresa tus sentimientos.
  • Céntrate en lo que puedes dar y empléate a fondo.
  • Aprende a respetarte a ti mismo y a los demás.
  • Deja que se vayan tus temores, prejuicios y obsesiones.
  • Comprométete con la vida.
  • Vive con pasión
  • Confía en ti, en los demás y en la vida.

Todo lo que llega a nuestra vida es porque lo hemos atraído a través de las imágenes que tenemos en nuestra mente. Todo lo que pensamos es lo que atraemos. Tanto si crees en ello como si no, debes saber que la ley de la atracción se activa con tu mente. Nos convertimos en lo que pensamos y atraemos lo que más pensamos. Si somos capaces de ver lo que queremos en nuestra mente sin dudas, lo tendremos en nuestra mano. Estamos emitiendo frecuencias permanentemente, lo que quiere decir que nuestros pensamientos se materializan en la dirección que hemos elegido. Cuando imaginamos estamos emitiendo una frecuencia determinada y atraeremos cosas semejantes que están en la misma frecuencia que nuestros pensamientos.

¿Cuánta energía crees que desperdicias? ¿Eres consciente de todo lo que podrías conseguir? Podemos lograr una vida plena si cambiamos nuestro modo negativo habitual de abordar las situaciones vitales a modo positivo. Podemos ser felices si abandonamos las adicciones autodestructivas que tenemos.

  • Decide lo que quieres. Sé específico y márcate un objetivo que quieras conseguir en un plazo de tiempo determinado con micrometas a lograr y a celebrar.
  • Enfócate en tus deseos y no le concedas poder a elementos que te puedan desviar del camino. Pasa tiempo pensando en lo que quieres, planifica, da pasos y recrea la sensación de tener ya lo que quieres.
  • Rechaza cualquier pensamiento negativo de duda o inseguridad. Cuando tenemos dudas estamos emitiendo vibraciones negativas que nos pondrán a prueba a cada momento.
  • Cree firmemente en que alcanzarás lo que deseas.
  • Escribe tus deseos y objetivos. Puedes realizar un mapa de ruta con imágenes, fotografías, frases de motivación y todo el material que te ayude a concretar lo que quieres para que se materialice y tu subconsciente se ponga en marcha para conseguirlo.
  • No limites tus deseos. Piensa en grande en todas las áreas de tu vida. Haz una gran carta de deseos y disfruta mientras la elaboras. Esta vibración que vas a generar es una plataforma muy potente de salida.
  • Ilusiónate. El entusiasmo nos motiva y aumenta nuestra energía.

Mejora tu energía para atraer todas las situaciones que esperas y a las personas positivas a tu vida. Simplemente disfruta.

 

Advertisements
Standard
Deporte

El equilibrio del trapecio rojo

Un momento valle muy especial para nuestra Selección campeona

La vida es como un trapecio que se mueve de forma caprichosa poniendo a prueba nuestro equilibrio. Si no queremos caer y quedarnos para siempre en el suelo de nuestras posibilidades, debemos encontrar nuestro centro de gravedad.

Nuestra vida se puede parecer a un número acrobático. Las circunstancias pueden tambalear los cimientos que creíamos firmemente asentados y provocarnos una sensación de inestabilidad que hace que nos desequilibremos y que se resienta todo lo que nos rodea, provocándonos estrés y desesperación al no verse cumplidos los resultados deseados.

La participación de la Selección Española de Fútbol en el Mundial de Brasil nos pone delante de una experiencia cargada de sombra e intensidad emocional que puede ser la antesala de un viaje inteligente que enriquezca un trabajo bien hecho y culminado. Cada situación conflictiva que aparece en la vida tiene su propia biografía y un resultado no deseado es una de las palancas más importantes para el crecimiento de sus protagonistas. A través del cambio crecemos, maduramos y aprendemos a tomar conciencia de dónde estamos y del punto hacia el cual nos dirigimos. Un conflicto es la puerta de entrada de la renovación mental y emocional que nos permite ver con mayor claridad y nos propulsa a una realidad mucho más plena.

Somos totalmente responsables de cómo reaccionamos ante esos acontecimientos de la vida que nos molestan, nos disgustan, nos hacen sufrir o nos provocan frustración, decepción e irritación. Podemos experimentarlos y avanzar sin miedo a las emociones más desagradables que se van a desatar sin pánico al futuro usando nuestra inteligencia creadora.

Los seres humanos interpretamos las situaciones de la vida en forma de bucle repetitivo. Esto quiere decir que ante algo que acontece y que se parece a un suceso del pasado lo integramos como si fuera eso que ya pasó. Tras esta interpretación viene nuestra reacción emocional asociada a ese suceso con el consiguiente comportamiento. Generalmente creamos nuestras reacciones con lo que pensamos. Nuestra voz interior nos suele meter en un montón de líos cuando no la sabemos sujetar. Por eso, si queremos crear una realidad positiva, debemos de mantenernos en el mismo momento en el que se desató el conflicto o nos sobrevino el problema. Cuando realizamos este ejercicio es muy común observar cómo nuestra mente actúa como un disco rayado que reproduce las mismas canciones una y otra vez, canciones que suelen contener la letra de la exageración, la culpabilidad o la intolerancia. Cuando un resultado no nos acompaña y nuestra actuación no ha estado a la altura, este disco eleva su volumen. Es precisamente en estos momentos cuando más seguros debemos estar de nosotros mismos y más unidad debe haber entre los miembros de un equipo.

Vicente del Bosque defiende la idea de que para que un equipo funcione tiene que haber una buena relación entre sus miembros. Esta afirmación se extiende a toda la gente que está alrededor de la Selección, incluso a los medios de comunicación. Es conveniente que esa solidaridad esté presente para superar esos baches indeseables y potenciar la inteligencia creadora y creativa.

La creatividad necesita estímulos que la remuevan, la zarandeen, la inciten y la provoquen. Estos estímulos pueden venir de numerosas fuentes, ya sean externas o internas, ya tengas tonos más positivos o colores más grises, como ha sido el caso del resultado que nuestra gran Selección ha obtenido en este Mundial. En la vida debemos siempre seguir avanzando con objetivos que cumplir por delante. Por muchas trabas que nos ponga la vida, nuestra actitud es lo que vale. Gracias a la Selección por recordarnos que los momentos valle son tan especiales como los momentos cima.

Standard