Inteligencia Emocional

Crea tu realidad

Vivimos en un mundo relativo donde las cosas no son necesariamente lo que nos parecen a nosotros. La elección del estado de ser y sentir es una decisión bajo la que se basa todo en nuestra vida. Podemos cambiar lo que somos y sentimos intencionalmente.

Estos son los doce pasos del proceso creativo:

  • Lo que tú eliges es lo que quieres ser.
  • Lo que eliges querer ser es lo que haces.
  • Lo que haces es lo que eres.
  • Lo que eres es lo que piensas.
  • Lo que piensas es lo que sientes.
  • Lo que sientes es lo que creas.
  • Lo que creas es lo que quieres.
  • Lo que quieres es lo que proclamas.
  • Lo que proclamas es lo que demuestras.
  • Lo que demuestras es lo que experimentas.
  • Lo que experimentas es lo que cumples.
  • Lo que cumples es lo que has elegido.

Tú eliges lo que eres y creas tu propia realidad. Si eres feliz es porque has elegido serlo. El estado de ser es algo elegido, no inducido. Puedes crear cualquier estado de ser sólo por escogerlo y lo puedes hacer en cualquier momento y lugar. Optamos por un estado de ser de entre la infinita gama de posibilidades que hay a nuestro alcance y lo convertimos en pensamientos, palabras y actuaciones.

Todos nuestros actos salen de la voluntad. Las personas de voluntad no abandonan la acción. Lo que desean lo convierten en acción y esa voluntad viva es más importante que cualquier circunstancia favorable. Lo único que necesitamos para encontrar lo que buscamos es creer en ello y seguir nuestro particular camino de baldosas amarillas. Lo que sucede es que cuando no sabemos hacia dónde ir y cuando estamos perdidos, el paisaje se desdibuja, las sendas se borran y los caminos desaparecen. ¿Qué más da entonces qué camino escojamos? Por eso es crucial tener un objetivo específico y concreto, alcanzable, retador, mensurable y motivador, y trazar un itinerario temporal formado por hitos que vayamos consiguiendo, que nos animen a seguir adelante y sean la vitamina que nos conduzcan hacia nuestra meta y que nos lleve a la concreción de nuestros sueños.

Advertisements
Standard
Inteligencia Emocional

Sueños móviles

Nuestras vidas están hechas de puntos que se entrelazan y se unen a lo largo del tiempo. No puedes conectar los puntos hacia delante, sólo los puedes conectar hacia atrás. Hay que confiar en que estos nodos se unirán en el futuro alguna vez, aunque ahora nos parezcan inconexos y sin sentido.

Confiar en que los puntos se unirán en la vida es algo que nos dota de seguridad. Sólo cuando miramos atrás comprendemos la magia que nos rodea y nos estimula para seguir adelante.

¿Tú sueñas? Los humanos vemos los objetos al derecho, algo curioso si tenemos en cuenta que las imágenes de las cosas se proyectan invertidas en la retina. En la odisea del hombre para entender la luz y la visión, el psicólogo George Stratton realizó una serie de experimentos con unas gafas de prismas capaces de invertir las imágenes que se proyectaban en la retina. El resultado de la visión es el contrario, es decir, con estas gafas conseguimos que las imágenes se proyecten en la retina al derecho, con lo que nuestra visión es que el mundo se nos vuelve al revés y lo vemos todo boca abajo.

Con este experimento sabemos que nuestro mundo perceptivo no es inamovible, ¿por qué deberían serlo entonces nuestras creencias y formas de interactuar con el mundo? Piénsalo. Quizá estos consejos te ayuden:

  • Probar cosas distintas ayuda a que el círculo no se cierre siempre de la misma manera, porque si siempre hacemos las mismas cosas y de la misma forma, obtendremos siempre los mismos resultados.
  • Aprovechemos todas las oportunidades, porque en alguna de ellas habrá una buena idea.
  • Ante un fracaso hay que pensar en todo lo que aún nos queda por ganar.
  • La queja hacia el entorno es nociva y paralizante. Otros en circunstancias parecidas lograron ganar.
  • Es duro perder, pero lo es más no haberlo intentado.
  • Si pensamos en grande los hechos y las posibilidades crecerán, pero si pensamos en pequeño nos quedaremos atrás.
  • A veces fracasamos y claudicamos, sin darnos cuenta de lo cerca que estaba el éxito.
  • Tenemos demasiado miedo a la competencia y ningún pavor ante nuestra propia incompetencia.
  • Pasamos demasiado tiempo mirando hacia atrás, lo que nos impide ir hacia delante.
  • El poder de la imaginación para inspirarnos en el empeño de lograr lo inimaginable es tremendo.
  • Gana el que cree que puede hacerlo y decide que ahora es el mejor momento.
  • La receta del éxito está al alcance de cualquiera porque no está escondida en un lugar inaccesible, sino que se halla en la perseverancia y en el trabajo.
  • Una mente llena de dudas no se puede concentrar en el éxito.

 

Standard